Etiquetas

, , ,

Stairway
Si alguien me pidiera una definición del rock, bastaría con pedirle que escuche ‘Stairway to Heaven’, de Led Zeppelin, para obtener la respuesta. Ésta no es únicamente una de las mejores canciones en la historia del rock, sino también una de las más grandes obras de arte en la historia. No es una exageración. Las razones para poder afirmar esta premisa provienen de su composición, melodía, letra, interpretación, historia… todos sus componentes.

Esta primer entrada me centraré en la melodía; pues es necesaria otra para analizar su lírica de forma digna. La canción puede dividirse en cinco partes, cada una con su propia fuerza y sentido. Cinco partes que se armonizan de manera sublime, siendo cada cual el complemento perfecto tanto para la sucesora como para la que antecede.

  1. Entrada con flauta y guitarra que crea el perfecto escenario paradisíaco en el que debe desarrollarse la historia. De pronto, la dulce voz de Robert Plant empieza a ser audible; completando la atmósfera celestial del momento.
  2. La melodía hace un sutil cambio para dar paso a dos guitarras, que permiten a la voz tomar más fuerza.
  3. Cambio producido por la discreta inclusión de la batería que, poco a poco toma más protagonismo hasta llevar el conjunto al clásico ritmo del rock.
  4. La voz calla. No es necesaria en esta instancia. Es el momento instrumental. Comienza el mejor solo de guitarra en la historia del rock. Jimmy Page hace relucir sus habilidades como el mejor guitarrista que el género ha visto. Ambas guitarras entablan una épica conversación.
  5. Empieza la única culminación posible para hacer que todo lo anterior parezca sólo un preámbulo. Plant demuestra lo que es ser cantante de una banda de rock. Un despliegue de voz a la altura de pocos, con una instrumentacíon magistral; para terminar con esa dulcura del: “…and She’s buying the stairway to heaven…”.

Todo esto lo escribí para dejar en claro por qué esta es una de las mejores canciones de todos los tiempos. La siguiente parte no la escribiré yo, en su totalidad. Será la letra misma quien lo haga.

En caso de que no hayas escuchado esta excelente canción, puedes disfrutar de ella tras el salto.


Anuncios