Etiquetas

,

Después de mucha espera y expectativa generada por Microsoft, Windows 8 ya está disponible oficialmente. La mayor apuesta de la compañía en muchos años salió hoy a la venta con bombo y platillo.

Windows 8 está optimizado para funcionar en dispositivos táctiles. Tanto así que la mayoría de funciones que antes se hacían con botones, ratón o teclado ahora se realizan con gestos. Aun así funciona perfectamente en equipos normales, aunque habrá que acostumbrarse a hacer esos gestos con el cursor o atajos de teclado.

La eliminación del mítico menú inicio causa tanta controversia como su aparición, allá en Windows 95. Sin embargo esta abstinencia tiene su razón de ser. La Modern UI (Metro, para los amigos) salta a la vista con toda su sencillez -a veces no tanto- y limpieza. Excelente para usar con los dedos y destacar el contenido de la aplicación.


 

En realidad se lanzaron dos sistemas, Windows 8 y Windows RT. Siendo esta última una versión pensada para dispositivos móviles, ya que ni siquiera es posible instalar aplicaciones de escritorio convencionales; sólo ser permiten aplicaciones de la tienda de Windows. De cualquier modo, si el sistema planea usarse en una tablet, es bastante útil para aprovechar recursos.

Si quieres adquirir esta versión, puedes comprarla en la página oficial de Windows desde $40 dólares si actualizas desde Windows 7. Toda una ganga. Pero eso sí, la oferta durará hasta enero de 2013.

Estuve probando las versiones previas al lanzamiento de Windows 8 por un par de meses en mi equipo personal. Debo admitir que muchas cosas son más fáciles y más vistosas. Sin embargo me parece que para trabajar muchas de estas características pueden llegar a ser molestas. A veces se echa de menos el menú inicio, pues no siempre es útil ocupar toda la pantalla en una sola cosa. También algunas opciones no son fáciles de encontrar: a todas las personas que les di a probar el sistema se les hizo increíblemente difícil encontrar cómo apagar el equipo, por poner un ejemplo.

El tiempo dirá si el sistema un rotundo éxito o un gran fracaso. Pero si hay algo seguro es que no habrá un punto medio.

Enlace: Windows

Anuncios